LA ERA DEL PELUCHE cool

peluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluche.

Geronimo Araquistain ancho de espadas

“Argentinidad” –  80×50 cm.

cartas de peluche

“Reconquista” –  80×50 cm.

Currently in Mumbat Tandil.
Municipal Museum and Academy of Fine Arts

Geronimo Araquistain ancho de basto

“Acción” –  80×50 cm.

Currently in MACSUR.
Museum of Contemporary Art of the South

¿Are you Peluche?

Tocás la nata con la punta del dedo índice y se te adhiere, se despega de la leche y sale enterita hasta quedar colgando.

Te caes en el pasto y apoyás la palma de la mano sobre un yuyo verde que parece de papel pero pincha, es áspero.

Revolvés libros viejos en una mesa de ofertas, tocás sus lomos y páginas polvorientas. Después te sacás un moco y tenés la nariz llena de tierra, ácaros y alergia. Pero el moco es macizo, lo solidificaste.

Tocás el cuerpo de alguien y presionás en las partes huesudas; cambian las formas, lo sentís en tus dedos, o tu boca, o tu nariz.

Apretás sin parar las pelotitas de aire que tienen los envoltorios de plástico para objetos frágiles. Puc, puc, puc, revientan uno tras otro, pero el placer está en presionarlos, no tanto en el sonido.

Recogés con cara de asco la mugre que quedó en el fondo de la bacha de la cocina. Muchas formas y texturas, mejor no mirar.

Estuviste en la playa, tocaste arena a rolete. Pero ahora te bañaste, te sentís limpio. Te rascás la oreja porque en algún lado están hablando de vos. Sentís los restos de arena aceitados con cera.

Apretás por todos lados el almohadón ese que viene relleno de bolitas de telgopor.

Sillón de pana: lo frotás para un lado, se oscurece; lo frotás para el otro, se aclara.

Te la pasás tocando esa cascarita que tenés en la rodilla, o el codo, da igual. Te la arrancás de a poquito y vuelve a sangrar la herida.

Acariciás un perro recién bañado, acariciás uno sucio. El aroma o el olor tienen forma diferente en tus dedos.

Pero ahora vas por el clímax del perro: su hocico frío, helado. Lo tocás con la punta de algún dedo, después con tu propia nariz. Está frío, siempre.

Con un gato también pasan cosas. Es tipo un peluche, se presta a ser tocado, acariciado. Encima se estira y se retuerce de placer. Tal vez quieras ser el gato.

Tocás el enchufe o “metés los dedos”, como se dice, y… ¡pum! La quedaste.

arte peluche

“Movimiento #6” –  140×70 cm.

Private colection

🧸🧸 🧸 🧸🧸 🧸 🧸 🧸 🧸   LA ERA DEL PELUCHE 🧸 🧸 🧸 🧸 🧸 🧸 🧸 🧸 🧸 

 

triptico de peluche
tríptico de peluche
peluche rojo

“Tríptico” –  65×65 cm. cada pieza

cuadros hechos con peluche

“Memoria selectiva” –  106×79 cm.

David pop art

“El Daví Latino” –  52×63 cm.

evita pop

“La abanderada del Peluche” –  47×47 cm.

Magritte pop art peluche

“Esto no es una pipa de Peluche” –  62×44 cm.

GET YOUR FANCY PELUCHE
money-mouth 
money-mouth money-mouth money-mouth money-mouth money-mouth money-mouth money-mouth money-mouth money-mouth money-mouth money-mouth money-mouth money-mouth money-mouth money-mouth 

peluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluchepeluche.